Ética de trabajo

¿Por qué me da $1.20, señorita? Sólo son 80 centavos. Tenga, le devuelvo. Yo no robo, para que Dios me bendiga. 

Otros pensarán que la oportunidad de robar es la bendición a aprovechar. Ahora o nunca. El arca abierta. En la zona de cortes, juzgados, ministerios, asambleístas y Contraloría, cobra un tono sarcástico tanta honestidad.

La señora de la zona azul reembolsando 40 centavos del parqueadero. Y yo que creo en un Dios de la justicia, por así soy y me gusta creer que cosas buenas le pasan a la gente buena, espero que la bendiga. Eso quiero creer que ocurrirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s